Pareces cansado




Contemplo tu figura, lejana.
No queda claro si vienes o vas. 
Brazos largos, flacos, 
ahora olvidados de abrazos. 
El gesto despreocupado de tus hombros
denota cansancio. Aburrimiento. Tedio. 
Las facciones de tu rostro 
no reflejan emoción alguna.
Tus ojos, dos cristales
que indiferentes miran pasar la vida. 
Tu andar pausado ha dejado marchar 
la ilusión de correr tras los sueños.
El camino es pesado tanto cuesta arriba 
como cuesta abajo.
Tropiezas con piedras y hoyos ocultos 
en la verde hierba. 
La neblina como tenue velo
cubre toda esperanza. La esconde. La envuelve.
El viento y la lluvia arrasan a su paso 
todas las ideas y pensamientos de fe
que tanto esfuerzo costó sembrar.
Estás cansado de luchar contra la nada, 
de tirar golpes de experto boxeador
al viento, 
de arrastrar con una cadena 
de errores ajenos.
Pareces cansado.
Y te entiendo.
Porque soy tu "YO" en el espejo.  

Comentarios

Entradas populares