Sueño que me amas




Tiempo atrás iniciamos una bonita relación. En ese momento la llamamos amistad. De un día a otro me quedé con las manos vacías. Tu amistad se me escapó como agua entre las manos.

Nunca acepté tu ausencia, pero me acostumbré a vivir sin ti.

Durante mucho tiempo mantuve vivo el deseo de que volvieras a mí.

Y hoy lo hiciste.
Explicaste los motivos por los cuales te alejaste, reconociste el error y quisiste enmendarlo, hacer como si nada hubiera sucedido. Yo te escuché tranquilamente, sin alterarme; sabía que no te interesaba mi amistad en lo más mínimo, solo te acercabas aprovechando el amor que confesé sentir hacia ti para mejorar académicamente. Te diste cuenta que el ser llamado “amigo” implica mucho más que platicar a diario de tonterías o de irse de antro con las jovencitas buscando obtener un beneficio corporal.

Advertiste tardíamente que su deslumbrante belleza y juventud no puede competir ni de lejos con lo que yo te di: apoyo, compañía, ayuda desinteresada.

De haber existido tiempo atrás este momento, mi vida hubiese sido plena, completa.

Despierto.
Me parece extraño soñar contigo si hace mucho tiempo te perdoné.
Una sonrisa se dibuja en mis labios.
La herida ha cerrado.

I’m ready to take a chance again…

Comentarios

Entradas populares