Secretos

Febrero 01 2011
Cierta vez escuché de alguien la frase: “Trata bien a todas las personas, pues no sabes más adelante en que circunstancias te la vuelvas a encontrar”. Y ahora me doy cuenta que es verdad, uno de los clientes del despacho me pareció conocido, me recordó a aquel arrogante hombre que en ese tiempo era el administrador del supermercado “Baz”, Gastón Barragán. “Gestón Barrigón” como le llamaban todos, yo también, claro está. El alias surgió a causa de su mal talante, siempre con el ceño fruncido, molesto, como si trajese algo apestoso debajo de la nariz oliéndolo todo el tiempo. La mayoría de los empleados no se llevaban bien con él, era grosero, prepotente, disfrutaba humillando a los demás frente a quien fuera. Yo tuve varios roces con él a pesar de realizar con cuidado mi trabajo, pero en cierta ocasión tuve un problema con otro compañero, no quería recurrir a él, pero en vista de la importancia y gravedad del asunto tuve que hacerlo. Y obtuve su ayuda.
Eso cambió la opinión que tenía de él.
Años después lo vuelvo a encontrar, digo, en caso de que realmente sea el señor Gastón Barragán, ahora él está del otro lado y yo…no sé si quiero ayudarlo.
A veces los recuerdos del pasado se imponen al juramento que hice cuando tomé la protesta como abogada. Sé que es mi deber hacer lo justo, pero ay!! Que difícil resulta separar lo personal del deber…
Febrero 02 2011
En estos tiempos la gente desconfiamos hasta de nuestra sombra. Basta ver como hasta a los centros comerciales los invade la paranoia. Los guardias que vigilan las puertas nos miran casi creo que con rayos “X”, y si te acercas a solicitarles alguna información lo primero que asoma es la macana, como si fueran a golpearte. Hoy atravesé yo por esa situación, mi compañera compro una prenda y como necesitaba adquirir otras cosas se le ocurrió llevarse la mercancía y pagarlo todo en una misma caja, apenas íbamos camino al departamento de medias cuando vemos venir directo hacia nosotras un guardia describiendo vía radio a otros la mercancía que mi compañera llevaba en la mano. El error que cometió ella fue que andaba muy de prisa por la tienda, así que debieron haber pensado que se la llevaría sin pagar. Me sentí mejor cuando el guardia, al ver que mi amiga se acercaba a la caja y sacaba de su cartera un billete, se alejó de nosotras.

Febrero 03 2011
Que frío. Hace varios años que no sentíamos un invierno así. La desventaja es que a temperaturas bajo cero el calentador no sirve de mucho. Ah! Pero lo más provechoso de todo, es la comida: un caldo de pollo con harta verdura: repollo, zanahoria, calabaza, cilantro, papas y otras menudencias. Como no quiero salir hasta la carnicería para comprar el dichoso pollo, me conformaré con una sopa de fideo con brócoli, zanahoria y morrón. Mhhh! Ya me la saboreo…

Febrero 04 2011
No me quise levantar. Hace más frio que ayer. Me preocupa mi actitud. No soy la clase de persona a quien el frio, la lluvia o el calor detienen para realizar sus actividades diarias. Pero al llegar a los cuarenta todo es distinto: me canso más rápido, el sueño comienzo a sentirlo temprano, ya no soy tan ágil al levantarme por las mañanas, aunque espero que solo sea por el clima invernal.
Yo que antes criticaba a las personas flojas creo que estoy a un paso de convertirme en una de ellas…

Febrero 07 2011
Día de asueto. Nunca me han gustado los asuetos, descansos forzados en el trabajo y en la escuela. Recuerdo que en años anteriores mis hermanos y yo nos quedábamos en casa y terminábamos discutiendo por tonterías, nos íbamos a dormir disgustados y para colmo, nuestra madre en vez de fomentar la unión familiar, sembraba la discordia entre nosotros, “tu hermano es así, es asá, pero tu no debes dejarte humillar por él”. Cual fue mi sorpresa cuando me enteré que a todos nos decía lo mismo, su intención era que viviéramos peleando. Y ella vociferaba a toda la gente que la conocía que en su familia se respiraba armonía, que entre hermanos había unión y respeto… ella a nosotros nos inculcó lo contrario…

Comentarios

Entradas populares