Y empezó a llorar



Se sentó ante la mesa.
Tomó un largo trago de agua, se recargó en la silla y con la incertidumbre reflejada en sus pupilas duró así un largo rato; esperando q que el torbellino de ideas y recuerdos que en ese momento la abrumaban como un mar perversamente endemoniado volviera a la calma.
-No es posible, -dijo hablando en voz alta pero sin gritar- No es posible que cuando ya estoy a punto de lograr mis objetivos, todo por lo que he luchado se venga abajo como un cimiento mal construído. –se incorporó de repente- ¿O acaso no hice las cosas como debía? No, no, no. Todas las cosas fueron realizadas bien, frente a los ojos de los demás, dentro de la vía legal. No sé que pasó…no, si lo sé.
Es esta vida gana quien esté al margen de la ley, gano solo quien mira sus propios intereses y pisotea a los demás; si quiero lograr algo tengo que ser como ellos. Y no quiero ser una comodina más. Pero de hoy en adelante debo serlo.

Y empezó a llorar...

Comentarios

Entradas populares