Bendita recámara




Que tranquilidad siento al entrar aquí y saber que lo que hable en voz alta, o escriba, o haga, nunca lo vas a revelar. Eres discreta.

Entro, y el mundo queda allá afuera, al momento de cerrar la puerta.

Eres mi protectora, mi guarida, aquí me escondo y nadie me halla. No contesto el teléfono. Nadie ve lo que hago. Eres mi testigo mudo. Silenciosa cómplice.

Siempre iluminada, tus paredes vestidas de blanco y tus ventanas amplias, cortinas que apenas dejan filtrar la luz del sol, y al terminar el día, cuando sale la luna, se corren para dejar que la luz penetre y tenuemente ilumine mi sagrado santuario.

Comentarios

Entradas populares