Soy a quien quisiste destruir


Capitulo VII

Aún así no perdió el ánimo y terminó su preparatoria obteniendo altas notas. Desafortunadamente la situación económica empeoró y Emilia aún con su orgullosa instrucción preparatoria tuvo que aceptar trabajos mal pagados o que no iban acorde con sus intereses. Dos años después ingresó a las aulas universitarias a prepararse como programador de computadoras. La fortuna esta vez fue diferente y aunque por su poca experiencia en el área al principio fue difícil encontrar donde le brindaran la oportunidad de aprender y desarrollar los conocimientos adquiridos, logró ingresar a un negocio de compra-venta de llantas, donde se desempeñó como técnico capturista y adquirió otras habilidades que le ayudaron a escalar pequeñas posiciones dentro del puesto.

Por esos días, Hermila enfermó. Se pensaba que por un golpe que se dió en el empeine en el filo de un escalón al estar aseando la casa donde trabajaba, se ocasionó una fractura, y como no se atendió de inmediato su pierna comenzó a hincharse, y rápidamente la gangrena hizo de las suyas. Como el seguro de Catalino solo lo incluía a él, la desdichada mujer recibía atención médica en farmacias con las recetas de un simple boticario que solo prolongaron la agonía de la paciente. Hermila expiró una mañana del 02 de abril de 1991, en la cama de su casa. La disipela se la llevó en cuestión de dos semanas. Cumpliéndose así lo que ella sarcásticamente contestaba cuando algún conocido preguntaba:
-Hermila, y todavía vives donde mismo? No has cambiado de dirección?
-No, Doña Mary. De ahí no me sacan más que p´al panteón…..

Extrañamente, ninguna de sus hijas lloró lo suficiente su partida. Quien si la extrañaba y la lloraba inconsolablemente era Catalino, quien al verse solo y sentir la frialdad de sus hijas, se dejó caer en la borrachera total, a pesar de que el invierno anterior Hermila lo llevó a donde el médico de la colonia, quien le previno de que si continuaba tomando y fumando iba a terminar con la poca voz que le quedaba. Tres meses luego de la muerte de Hermila y tras haberse sometido a cuatro operaciones de tráquea de las cuales lo daban de alta en el hospital solo para que a los dos o tres días volviese a ingresar y ser intervenido quirúrgicamente de nuevo, el nosocomio lo recibió por última vez el 02 de octubre, los médicos diagnosticaron muerte cerebral. A las 9:00 de la noche un paro cardiorrespiratorio terminó con la vida de Catalino. Si se intentaba resucitarlo viviría artificialmente, conectado a un respirador. Prefirieron dejar que ya descansara.

-Pobres de ustedes. Murieron como vivieron. En la pobreza, sin cumplir sus sueños pero troncando los sueños de los demás. Pero hoy vengo a decirte que logré los objetivos que me propuse. Los logré a pesar de tus críticas, de tus ganas de hacerme sentir una inútil. Mañana es mi graduación mamita, una ocasión muy especial para mí, porque después de 20 años de perseguir un sueño por fin lo atrapé. No soy psicóloga como lo deseé en mi etapa de preparatoriana. Pero soy una excelente abogada, la mejor de mi generación, y un día no muy lejano seré juez. Y afortunadamente ustedes ya no están aquí para truncar mi sueño. Y contrario a lo que cree la gente que nos conoció, dudo de que se sintieran orgullosos de esta hija suya a la que siempre consideraron una inútil.
Gracias, mamita querida.
De su bolso extrajo un envoltorio, eran varios cuchillos de cocina, pequeños; y fue clavándolos uno a uno alrededor de la tumba; dejando para el final el más grande. Ese lo clavó en el florero de la cabecera.
-A mí me encantan las flores, pero es un desperdicio comprarlas para dejártelas aquí, ya ni siquiera puedes percibir su aroma. En lugar de eso te clavo mi corazón.

Fin.

Comentarios

Entradas populares