Siguiente página


Antes de que yo imaginara siquiera tu existencia
las páginas del libro de mi vida
tenían un sabor a nada.

Sus dibujos: la película de mi vida en blanco y negro,
Sus textos: diálogos con mi inseparable amiga la tristeza.
Mi imaginación: los bocetos de cómo decorar mi vida.

Sin saber, sin sentir de que manera
entraste en mi mundo,
tomando de tu paleta colores intensos
para en un lienzo nuevo reflejar tu presencia.

Me perdí en el camino.
No sé en que momento coloreaste el cielo de gris.
Pero aún así te doy las gracias
por todas las sensaciones que despertaste en mí
y que yo creía olvidadas.

Me hiciste crecer, me sentí viva a tu lado,
en el palacio que inventaste para los dos.

Hoy tienes tu reino en otro palacio,
y aún así, sin rencores te digo

GRACIAS POR EXISTIR!


Comentarios

Entradas populares