Todo hubiera sido tan sencillo.....


Capítulo III

Síntomas del envenenamiento por picaduras de alacrán. Los primeros síntomas en manifestarse después de una picadura de alacrán son: inflamación y dolor intenso, adormecimiento de la lengua, sudoración y salivación excesiva, dolores abdominales, convulsiones, shock, paro cardiorespiratorio .…….

Las últimas semanas de su convivencia fueron las más dolorosas para Raquel. Áliber se quedó a su lado, pero como si no estuviera. Le dirigía la palabra solo para lo más indispensable; ella intentó varias veces y de diversas formas un acercamiento, a lo que su marido respondía con humillaciones. Nunca imaginó que Áliber fuese un hombre tan frío y cruel. El rencor y la indiferencia para con ella llegaron al grado de mostrarle el odio que era capaz de albergar ese corazón. Hasta ese momento se dio cuenta que realmente no conocía al hombre con quien compartió su vida durante cinco años.

Imaginó toda la angustia que Raquel debió pasar. Sola. Con aquel veneno apagando su vida…….

De pronto Raquel dejó de lado sus intenciones de recuperar su matrimonio. Ante la actitud de su aún esposo prefirió cuidar de su integridad física. Comprendía que él no soportaba su presencia, por lo que procuraba pasar el menor tiempo posible en casa. En un principio le fue muy incómodo afrontar las habladurías en la oficina, era obvio que el distanciamiento entre ella y Áliber era ya conocido por todos sus empleados. Nombró un asistente que la sustituyera en la empresa. Acudía un rato por las mañanas y luego se refugiaba en la casa que ocupó durante su soltería y de la que se negó a deshacerse. Tenía el presentimiento que muy pronto volvería a ella.

Eran casi las 6:00 de la mañana cuando entre sueños Raquel sintió un fuerte pinchazo en su mano izquierda. Le dolió tanto que lanzó un grito, despertó, pero estaba tan cansada que no le prestó importancia. Después de todo, se trataba solo de un simple calambre o un pequeño insecto que enfurecido clavó su aguijón.

No le prestó atención a lo sucedido. Intentó volver a dormir pero ya el reloj indicaba que era hora de levantarse. Le gustaba tomarse el tiempo necesario para disfrutar de la ducha, le encantaba sentir el agua tibia correr por su piel, ver el vapor inundar el cuarto de baño, oler la fragancia de su perfume cada vez que éste mojaba su piel. Apenas hubo salido del baño y comenzaba a vestirse cuando un mareo hizo mella en ella. Recordó el pinchazo.
-Esta picadura no será tan grave como para provocar que me quede en casa.
Continúo con su arreglo personal, pero notó que el día estaba fresco como para sudar exageradamente. De repente un intenso dolor abdominal se apoderó de ella, que durante algunos segundos no pudo moverse. Pasado el dolor, logró caminar hasta la habitación que ocupaba Áliber, quien en ese momento ya iba de salida.
-¿Qué buscas aquí? –vociferó en tono molesto- Respeta mi intimidad, por favor.
-No me siento bien Áliber, necesito tu ayuda. –no puso sostenerse y se abrazó de él.
-No quieras pasarte de lista, muchachita, las cosas entre nosotros no se arreglarán de esta manera. –la encaminó hacia la puerta. Sintió entonces su piel helada, sudando exageradamente.
–Vamos a tu recámara. Necesitas descansar.
Descorrió las sábanas, acomodó las almohadas y recostó a Raquel, cubriéndola. La muchacha empezaba a temblar más y más, Áliber creyó que tal vez tendría frío y le echó otra manta.
-Áliber, ¿que me está pasando? ¿Por qué me siento tan mal?
-Shhhh! –colocó su dedo índice sobre los labios de Raquel- No te esfuerces, descansa. –Pasó sus dedos entre el femenino cabello, húmedo aún. Miró su reloj.- Tengo que irme.
Raquel hizo un intento desesperado por tomar su mano y retenerlo.
-No te vayas, no me dejes sola. Por favor Áliber, por favor.
Insensible, sin atender las súplicas de su esposa, abandonó la habitación.

Shock, paro cardiorespiratorio .…….

Débil, Raquel luchaba por salir de ese estado de sopor en el que comenzaba a caer. Estiró su mano para alcanzar el teléfono. No tenía línea. Quizá se hubiera desconectado algún cable……

Palpó en el buró, su celular debía estar cerca de su lámpara….. Discó el número de Emergencias Médicas, le contestó un operador, pero ya comenzaba a tener dificultad para respirar. Y su lengua estaba adormecida……

El teléfono cayó de su mano.
Continuará.....
(C) Derechos Reservados





















Comentarios

Entradas populares